Organiza tus proyectos con la metodología Kanban

En Santander PyME te explicamos en qué consiste este método japonés que ayuda a optimizar el proceso de asignación de actividades de las empresas. ¡Conócelo!

25-08-2017
organiza-proyectos-kanbanKanban, palabra japonesa que se traduce como “tarjetas visuales”, es una metodología de origen japonés creada por Toyota en la que se utilizan tarjetas para identificar necesidades de material en la cadena de producción. Su objetivo principal es gestionar de forma general cómo se van completando las tareas en una organización.

Es una metodología de gestión empresarial que cualquier negocio puede aplicar en el desarrollo de sus proyectos. Se basa en 3 principios básicos:
 
  • Calidad garantizada. Todas las actividades deben realizarse de manera correcta a la primera oportunidad, no existe margen de error. No se premia la rapidez sino la calidad.
  • Mejora continua. No se trata solamente de un método de gestión, sino de un sistema de mejora en el desarrollo de proyectos de acuerdo con los objetivos a alcanzar.
  • Flexibilidad. La siguiente acción a realizar se decide del backlog (tareas pendientes acumuladas), donde se priorizan las tareas entrantes según las necesidades que vayan surgiendo.
La implementación del método Kanban implica un tablero de tareas que permite mejorar el flujo de trabajo y alcanzar un ritmo sostenible. Para ponerlo en práctica en beneficio de tu PyME, toma en consideración los siguientes pasos:
 
1. Define el flujo de trabajo de tus proyectos. Crea tu propio tablero, el cual deberá estar visible y accesible para todos tus colaboradores. Cada columna debe corresponder a un estado del flujo de tareas, que te ayudará a saber el estatus de cada proyecto. El tablero puede ser genérico o específico para un determinado trabajo.
 
2. Visualiza las fases de los proyectos. Kanban se basa en el principio de desarrollo incremental, el cual divide el trabajo en distintas partes. No se habla de la tarea como tal sino de los procesos para realizarlas. Puedes escribir cada parte en un post-it sobre el tablero en la fase que le corresponda.
 
3. Restringe el trabajo en curso. Prioriza el trabajo que está en desarrollo en vez de empezar nuevas tareas. Debe estar limitado, con un máximo de tareas a realizar en cada fase. Este principio se basa en cerrar las tareas que se abran, antes de empezar con la siguiente.
 
4. Mantén un control del flujo. Verifica que tus colaboradores mantengan un flujo de trabajo constante, que las tareas menos importantes estén en lista de espera para ser desarrolladas y da un seguimiento pasivo para no tener que interrumpir constantemente a cada trabajador. Kanban permite hacer un seguimiento puntual del trabajo realizado, almacenando la información relevante.
 
La metodología Kanban es fácil de utilizar, actualizar y asumir por parte de todo el equipo de trabajo. Tiene la gran ventaja de ser un modelo de gestión de tareas que permite visualizar el estatus de los proyectos y actualizarlos de forma efectiva.
 
En Santander PyME nos interesa el crecimiento de tu negocio, por eso te invitamos a acercarte a la sección Formación online y a conocer los cursos que hemos creado exclusivamente para ti.



Recibe en el correo las noticias que interesan a tu PyME

CONTENIDO RELACIONADO

Actualidad

Aumenta la productividad con las reuniones de trabajo

PYMES TV

Los trabajos del futuro

PYMES TV

Los tres círculos de protección para las PyMEs

Santander PyME en Twitter / Facebook / YouTube /

Súper Línea PyME 01 800-911-5511

© Banco Santander (México) S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Santander México 2014 Todos los derechos reservados | Aviso legal | Política de privacidad