Machina: el éxito de la tecnología para vestir

Todos pensaron que los creadores de Machina estaban locos cuando iniciaron este proyecto porque sus prendas futuristas parecían sacadas de una novela de ciencia ficción. Pero esta idea, que en un principio parecía cero viable, los llevó a conquistar mercados como Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

30-12-2014
MachinaMachina es el resultado del trabajo e ingenio de tres socios y amigos: Linda Franco (mercadóloga), Antonio Rodríguez (diseñador textil) y Daniel Fernández (ingeniero electrónico). Juntos desarrollaron un concepto innovador: prendas de vestir que incorporan tecnología electrónica sin perder de vista el diseño y la comodidad, o como ellos lo llaman: wearable technology.

Wayra México, la aceleradora de negocios de Telefónica, creyó en su proyecto en 2011 y les entregó 50,000 dólares para poner en marcha su idea. Hasta aquí, y con un padrino así, todo parece tarea sencilla, pero los cuentos de hadas no tienen cabida en esta historia; sí la tienen las noches en vela, el dinero invertido sin conseguir un peso a cambio durante meses, y las horas y horas de trabajo e investigación. “Emprender este proyecto fue una montaña rusa de emociones”, afirma Linda Franco, cofundadora de Machina.  

Fruto de su esfuerzo, entusiasmo y espíritu rebelde nacieron sus primeros diseños: playeras elaboradas con tinta termocromática (prendas con estampados que cambian de color de acuerdo a la temperatura corporal), mochilas para ciclistas con sensores de luz que indican cuándo dará la vuelta o en qué momento frenará y, más curioso aún, una sudadera con la que las personas pueden escuchar música de manera inalámbrica.

Hoy por hoy, el foco de esta compañía mexicana se centra precisamente en la tecnología aplicada a la industria de la música, terreno en el que han invertido más de cinco millones de pesos gracias a los cuales fue posible el lanzamiento de su producto estrella: la MIDI Controller Jacket. “Es una chamarra que ofrece la posibilidad de hacer música o manipular video a través de controladores y sensores que responden a los movimientos corporales. MIDI Controller Jacket está dirigida fundamentalmente a músicos, bailarines, DJs y productores de música y video”, señala la emprendedora.

Linda Franco habla con satisfacción de este producto al que se refiere como su “niño predilecto”: “Hasta ahora hemos obtenido 90,000 dólares en preventas, sobre todo desde nuestra tienda online. En enero por fin comenzará a venderse de forma física, en Estados Unidos”.

La compañía, compuesta por cinco empleados, tiene su centro de operaciones en San Francisco; sin embargo, hasta hace apenas unas semanas sus productos no se vendían en ninguna tienda de Estados Unidos. Ahora, ya están presentes en Nueva York, a través de distribuidores, y planean hacer lo mismo en San Francisco y Los Ángeles. Estados Unidos y Asia (Japón y Corea del Sur son sus mercados más potentes) son sus principales apuestas. Todo un logro si se tiene en cuenta que el año pasado sólo contaban con un punto de venta en Polanco y su página de Internet.

En México, ya cuentan con tres distribuidores: Common People, Caballería y Camicace. “Han sido tres años de puro desarrollo e investigación, es ahora cuando empiezan las ventas”, afirma Franco. Su próximo reto es la tecnología enfocada a la salud y los videojuegos, y no descartan retomar la vía del deporte, del ciclismo en particular.

Finalmente, la cofundadora de Machina tiene un consejo para aquellas PyMEs que tratan de sacar adelante sus proyectos en el ámbito tecnológico: “Por encima de todo, tengan lista una buena dosis de perseverancia para alcanzar sus metas”.

Recibe en el correo las noticias que interesan a tu PyME

CONTENIDO RELACIONADO

Curso Online

Bases para la innovación

Curso Online

Innovación como estrategia de liderazgo y diferenciación

Actualidad

Marketing, clave en la expansión de tu PyME

Actualidad

¿Cómo aumentar las ventas de tu PyME en San Valentín?

PYMES TV

Botanas La Lupita: el éxito de los antojitos yucatecos

PYMES TV

Una oportunidad entre zapatos